La industria alimentaria destina millones de euros en publicidad y marketing para vender sus productos. Los pinta buenos y bonitos, pero la realidad es otra. Es imprescindible saber si el producto en cuestión, es saludable o si es un ULTRAPROCESADO y eso lo podremos identificar a través de la etiqueta ¡Qué no te engañen!