Castigar, premiar, obligar, prohibir… todo esto hace que nuestro hijo tenga una mala relación con los alimentos y que en un futuro se pueda convertir en aversiones, traumas, y en casos más extremos, en trastornos del comportamiento alimentario (TCA). ¡Vamos a crear vínculos positivos con los alimentos desde la infancia, yo te enseño!